Saltar al contenido

Con el calor del verano, muchos padres cometen un error importante con las carriolas de sus bebés

Con el calor del verano, muchos padres cometen un error importante con las carriolas de sus bebés

Incluso los padres más cariñosos a veces cometen errores. A veces, al preocuparnos por la salud y la seguridad del niño, ponemos en riesgo su vida sin darnos cuenta.

Debes haber escuchado lo importante que es no dejar nunca a los niños pequeños o mascotas en el automóvil en el verano, incluso si es por unos minutos nada más​​​​.

Sin embargo, muchos padres no saben que esto se aplica también a los cochecitos (o carriolas) para bebés.

Las cubiertas son excelentes para el clima frío, pero estas pueden ser extremadamente peligrosas durante la temporada caliente. En días calurosos, el aire bajo la cubierta del cochecito se calienta de la misma manera que en un automóvil, y esto puede ser fatal.

Tenga en cuenta que los bebés y los niños pequeños sudan menos, por lo que son más vulnerables al golpe de calor. Por eso es tan importante mantener el cochecito abierto en el verano y nunca dejarlo a la luz del sol.

Además, hay que asegurarse de que la ropa de verano del bebé esté hecha de un tejido ligero y permeable al aire. No hay que olvidarse de los sombreros y lentes de sol que protegen la cara y los ojos del niño.

Este material es suministrado solamente con fines informativos. Algunos de los productos y elementos discutidos en este artículo pueden causar una reacción alérgica y dañar su salud. Antes de usarlos, consulte con un técnico o especialista certificado. Los editores no son responsables de ningún daño u otras consecuencias que puedan ser generadas por el uso de los métodos, productos o elementos descritos en este artículo.

Gracias por visistar nuestra web esperamos que decidas convertirte en la mejor versión de ti mismo.

Bonus:

Un bebé es un ser humano de una edad todavía muy corta, que no puede hablar ni tampoco caminar. Un bebé recién nacido es un neonato.

El bebé es totalmente dependiente de sus progenitores o tutores, necesitando de su atención para poder satisfacer sus necesidades básicas o para realizar actividades elementales. Ante cualquier necesidad o incomodidad, el bebé llorará para atraer la atención de los adultos.Sin embargo, pueden existir casos en los que por diversas razones (ausencia de la madre por ejemplo) esto no es posible y se debe recurrir a la leche de fórmula.

En uno u otro caso, lo importante es tener claro que el bebé debe ser alimentado cada 3 o 4 horas, inclusive durante la noche.

En el caso de la lactancia, si bien es casi instintivo el reflejo de succión del bebé y la colocación del pequeño al pecho materno, es preciso saber como hacerlo para prevenir que el bebé lastime los pezones de su madre al succionar mal, trayendo como consecuencia que en situaciones extremas, deba interrumpirse la lactancia.

Cuando el bebé es alimentado con leche de fórmula, lo que debe tenerse en cuenta es la higiene y manipulación de los utensilios y de la leche, ya que un mal manejo puede acarrear problemas digestivos al bebé. Deben lavarse muy bien las manos antes, prepararse la fórmula con agua fría, previamente hervida durante unos 10 minutos, y estar todos los utensilios correctamente esterilizados.

Luego de alimentar al bebé, hay que hacerlo eructar, para que expulse el aire que tragó mientras comió, previniendo así gases y vómitos. Para ello, la mamá, papá o adulto a cargo, se coloca un paño limpio sobre el hombro y poniendo al bebé en posición vertical con la boca sobre el paño, se lo deja unos minutos hasta que eructe. Es introducir alimentos aparte de la leche, a partir de los 6 meses es necesario el cambio de alimentación porque el bebé lo va exigiendo y sus necesidades nutricionales van cambiando.

El cambio de alimentación requiere ayuda y paciencia ya que no aceptará el cambio tan rápido. Lo primero es tener control sobre las posibles intolerancias alimenticias, es decir, si algún alimento produce diarrea, estreñimiento u otro tipo de al bebé. Por ello se introduce poco a poco para ir teniendo un buen control. La alimentación diaria depende de la edad, peso y talla por lo que las cantidades las va determinando el mismo bebé.

Credit: Wikipedia